Rayo

img_4884

¿Cuáles son los misterios que guardan la vejez?
Aún tienes la corrida compartida, la mirada atenta en el oído.
Tu cuerpo responde a los años antiguos,
en los que perseguías las piedras
y la sincronía de tus movimientos
abatían el cemento.
Así ganaste un seudónimo
un nombre entre los sin nombres
un estruendo entre los abandonados.
Rayo te nombramos
Hoy,
tu plateado espíritu ilumina tus barbas
Y el vapor del jadeo habita, corrosiva
las córneas del antiguo perdiguero.
(enero, 2017)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s